AIR-Q

La mascarilla laríngea air-Q® (air-Q; Mercury Medical, Clearwater, FL, USA) es un dispositivo supraglótico que puede usarse como método primario para manejo de la vía aérea, así como de rescate en vías aéreas difíciles ya sean previstas o no.
Su diseño permite la intubación endotraqueal  tanto a ciegas como guiada con fibroscopio utilizando la mascarilla como guía. El dispositivo air-Vu permite la visualización de la correcta posición del tubo endotraqueal.

Air Vu con mascarilla laríngea Air-Q

DISEÑO

Desde su introducción inicial en el mercado ha sufrido diversas modificaciones en su diseño para conseguir un dispositivo mejorado. El más importante de ellos fue el ensanchamiento del “talón” posterior  del manguito de inflado, modificación basada en la experiencia clínica post-comercialización que reflejaba la existencia de fugas aéreas entre la porción posterior del manguito y la base de la lengua.

Superior: air-Q® en su versión original. Medio: versión nueva de air-Q®. El “talón” posterior de la mascarilla está señalado con líneas discontinuas blancas. Nótese el incremento de altura del manguito en su porción posterior con el nuevo dispositivo. Hay un ángulo de 0º entre el tubo de inserción en la vía aérea y la mascarilla. Esto contrasta con el ángulo de 30º presente en la Mascarilla Laríngea Clásica (Inferior).

En este nuevo diseño se incorporó un material más suave y compliante de PVC en el manguito de la mascarilla (comunicado personalmente por el Dr. Daniel Cook, inventor de la mascarilla).1
El nuevo diseño se comercializó a principios de 2009.

COMPONENTES

  1. Conector desmontable con código de colores. Permite intubación a través del tubo de la vía aérea con cualquier tubo endotraqueal estándar (diámetro interno máximo 8,5 mm).
  2. Pieza de fijado del conector desmontable. Evita desplazamiento del conector.
  3. Bloque de mordida integrado. Facilita la inserción, refuerza el tubo y disminuye la necesidad de un bloque de mordida separado.
  4. “Talón”de la mascarilla. Mejora el sellado.
  5. Rampa de elevación. Dirige el tubo endotraqueal hacia la entrada laríngea facilitando la intubación.
  6. Canal de bloqueo o para Sonda Nasogástrica. Permite el paso de tubos bloqueadores o sondas nasogástricas (hasta 18 F) al espacio faríngeo superior o al esófago. Sólo disponible en diseño de air-Q® específico con este canal en tamaños 2.5, 3.5 y 4.5.

Componente de la mascarilla laríngea Air-Q

TIPOS Y TAMAÑOS:

-Air-Q® desechable: disponible en 6 tamaños (1.0, 1.5, 2.0, 2.5, 3.5 y 4.5).

Air-Q desechable

- Air-Q® reutilizable: disponible en 4 tamaños (2.0, 2.5, 3.5, 4.5) pero los tamaños 1.0 y 1.5 estarán disponibles próximamente.

Air-Q reutilizable

-       Air-Q® con bloqueador: dispositivo con canal que permite la introducción de bloqueadores de vía digestiva o la introducción de sonda nasogástrica (hasta tamaño de 18 F) para el manejo de secreciones o aspiración de contenido en estómago. Disponible en 3  tamaños (2.5, 3.5 y 4.5)

Air-Q con bloqueador

-       Air-Q SP®: con sistema de autoinflado, el manguito se infla con la ventilación con presión positiva y se desinfla durante la espiración hasta en nivel de la PEEP; así se evita el paso extra de inflado del  manguito tras la inserción y se elimina el problema de sobreinflado del manguito, además se consigue un sellado eficiente con baja presión.

Este modelo existe en:

  • formato desechable en 6 tamaños ( 1.0, 1.5, 2.0, 2.5, 3.5 y 4,5)

Air-Q SP desechable

  • formato reutilizable en 7 tamaños (0.5, 1.0, 1.5, 2.0, 3.5, 4.5)
  • Air-Q SP reutilizable

RECOMENDACIONES:

Recomendaciones manejo mascarilla laríngea Air-Q

TÉCNICA DE INSERCIÓN:

1. Dejar abierta al aire la válvula de inflado. Lubricar la superficie externa de la mascarilla.

2. Abrir la boca del paciente y elevar la lengua.

3. Colocar la porción frontal de la mascarilla entre la base de la lengua y el paladar blando con un ligero ángulo hacia delante.

4. Avanzar la mascarilla hacia la faringe con movimiento hacia adentro y abajo usando la curvatura de la mascarilla y el tubo de la vía aérea como guía hasta que se note resistencia al avance. En ocasiones puede necesitarse una pequeña manipulación para conseguir colocar el vértice de la mascarilla en la faringe: algunos usuarios insertan el dedo índice de la mano izquierda por detrás de la mascarilla y lo flexionan hacia adelante para colocar el vértice en la faringe.

5. Cuando se ha conseguido la posición anterior, se usa la mano izquierda para elevar la mandíbula mientras que con la mano derecha se ejerce presión en la mascarilla hacia abajo y adentro.

6. Sujetar la mascarilla con esparadrapo e inflar el manguito según las recomendaciones. No sobreinflar. La presión del manguito debe ser < 60 cm de agua (ideal entre 20 – 30 cm de agua).

7. Colocar el bloque de mordida integrado entre los dientes del paciente.

8. Conectar al dispositivo de respiración asistida y confirmar adecuada ventilación.

Adjuntamos un videopodcast con los trucos y formas de inserción correctas, realizado por el Dr.Daniel Cook inventor de la mascarilla laríngea Air-Q y director de Cookgas.

TÉCNICA DE INTUBACIÓN:

La mascarilla laríngea air-Q® está diseñada para permitir la intubación endotraqueal a su través.

1. Tras seleccionar el TOT del tamaño adecuado, desinflar su manguito por completo y lubricarlo.

2. Retirar el conector de la mascarilla laríngea. Lubricar el interior de la mascarilla laríngea.

3. Avanzar el TOT hacia el interior de la mascarilla. Puede avanzarse ”a ciegas” o bien utilizar la ayuda de un fibrobroncoscopio, el dispositivo específico air-Vu® o un estilete.

4. Verificar la correcta posición del TOT.

5. Retirar air-Q®. Puede utilizarse en este paso como ayuda el Estilete de Retirada air-Q® 5

EXPERIENCIA CLÍNICA:

  • La mascarilla laríngea air-Q® está pensada como dispositivo primario para ventilación del paciente o como método de rescate para intubación a su través ya sea en vía aérea difícil prevista o imprevista.
  • Por el momento existen pocas referencias bibliográficas sobre el uso de este tipo de mascarilla laríngea y la mayoría de los estudios y publicaciones están hechos sobre pacientes pediátricos, dada la revolución que ha supuesto este dispositivo en este campo de la anestesia: por el momento es la única mascarilla laríngea disponible en tamaños pediátricos que permite la intubación endotraqueal a su través.6.
  • La intubación despierto en paciente pediátrico con vía aérea difícil conocida no es una opción debido a la escasa colaboración. Esto, sumado a la fácil y rápida desaturación de estos pacientes, hace que la existencia de un dispositivo supraglótico que permita la intubación a su través sea un gran avance, pues permite mantener oxigenación y ventilación adecuadas durante los intentos de intubación.7
  • En todos los artículos revisados coinciden en la facilidad de inserción del dispositivo, así como la facilidad de intubación, fundamentalmente guiada con fibrobroncoscopio, a su través.7 Sin embargo, en pacientes pediátricos, los estudios no recomiendan la intubación a ciegas porque es fácil que se obstruya la epiglotis o se intube en esófago, por lo que recomiendan el uso de fibrobroncospopio de forma rutinaria para intubar a través de air-Q®.7, 8, 9.
  • En cuanto a su uso en pacientes adultos, a pesar de existir pocos datos registrados en la literatura, se describe como un dispositivo adecuado para el manejo de la vía aérea en anestesia debido a su facilidad de inserción y la posibilidad que ofrece de intubación a su través por lo que, como se ha descrito anteriormente, permitiría la intubación endotraqueal en vías aéreas difíciles bien sean previstas o imprevistas.1 En un estudio prospectivo, randomizado, que se realizó para comparar las presiones de sellado de la vía aérea utilizando la mascarilla laríngea air-Q® y Prosea®l (se comparó con Proseal® por haber suficiente evidencia clínica de que este dispositivo proporciona mejores presiones de sellado comparado con otros dispositivos similares), se colocaron 52 mascarillas air-Q® y 48 Proseal® a pacientes que iban a someterse a anestesia general. Se obtuvo como resultado que las presiones medias de sellado eran de 30 cm de H2O en ambos dispositivos. Sin embargo, con el uso de air-Q® se produjeron más casos de dolor de garganta (46% de los casos con air-Q® y 36% con Proseal®) y dolor al tragar (30% de los casos con air-Q® y 5% con Proseal®) tras su utilización.

VENTAJAS

- Único dispositivo supraglótico para intubación a su través existente en tamaño pediátrico.6
- Existe en formato reutilizable y desechable.
- El modelo con bloqueador (solo disponible para tamaños adultos) permite el manejo de secreciones o la aspiración de contenido gástrico.
- El modelo air-Qsp® evita los problemas ocasionados por el sobreinflado del manguito.
- Presiones de sellado de vía aérea similares a mascarilla laríngea Proseal®

INCONVENIENTES:

- Se requiere cierto grado mínimo de apertura bucal
- No recomendada la intubación a ciegas a su través en pacientes pediátricos.7, 8, 9.
- Por el momento no existe el modelo con bloqueador en tamaños pediátricos.
- Escasos estudios en la literatura.

DRA.ESTHER SANCHEZ
ANESTESIOLOGÍA Y REANIMACIÓN
HOSPITAL UNIVERSITARIO 12 DE OCTUBRE

BIBLIOGRAFÍA

1. Joffe AM, Liew EC, Galgon RE, Viernes D, Treggiari MM. The second-generation air-Q intubating laryngeal mask for airway maintenance during anaesthesia in adults: a report of the first 70 uses. Anaesthesia and Intensive Care 2011; 39: 40–5.
2. Jofee AM, Galgon RE, Liew EC. The airQ, old or new? Anaesthesia and Intensive Care. Correspondence. Vol 38, No. 5, September 2010.
3. Bakker EJ, Valkenburg M, Galvin EM. Pilot study of the air-Q intubating laryngeal airway in clinical use. Anaesth Intensive Care 2010; 38:346-348.
4. http://www.mercurymed.com
5. Air-Q intubating laryngeal airway indications. http://www.cookgas.com
6. White MC, Cook TM, Stoddart PA. A critique of elective pediatric supraglottic airway devices. Paediatr Anaesth 2009; 19(Suppl 1): 55–65
7. Narasimhan Jagannathan, Melanie F. Kho, Ryan J. Kozlowski, et al. Retrospective audit of the air-Q intubating laryngeal airway as a conduit for tracheal intubation in pediatric patients with a difficult airway. Pediatric Anesthesia 2011 (21): 422–427.
8. Jagannathan N, Kozlowski RJ, Sohn LG et al. A clinical evaluation of the intubating laryngeal airway as a conduit for tracheal intubation in children. Anesth Analg 2011; 112: 176–182.
9. Renu Sinha, Chandralekha and Bikash Ranjan Ray. Evaluation of air-QTM intubating laryngeal airway as a conduit for tracheal intubation in infants – a pilot study. Pediatric Anesthesia 2012 (22):156–160 .